Archivo de la etiqueta: viaje

Mitos y magia ancestral: el legado literario de Amos Tutuola

Estándar

El continente africano se caracteriza por ser depositario de extraordinarios paisajes, tener una variada riqueza natural con climas extremos y exuberantes, y ser contenedor de etnias, pueblos y razas milenarias que han acuñado mitos y leyendas para transmitir su legado de las generaciones primigenias a las generaciones futuras.

En este marco surgió a mitad del siglo pasado un brillante escritor nigeriano, quien gracias a su estilo aparentemente descuidado, nos interna en un universo fuera de toda lógica humana, en el que en ocasiones seres irreales y personajes fantásticos en algunas otras, brotan de la inventiva de Amos Tutuola, quien creó una verdadera saga africana utilizando la tradición de su familia de origen yoruba.

De manera brillante, Tutuola fue quien abrió el camino de la actual narrativa africana con su novela El bebedor de vino de palma, primera novela publicada por el autor, que despertó un gran interés en todo el mundo literario, por lo que muy pronto fue traducida a varios idiomas obteniendo un éxito inusual con respecto de otros autores africanos hasta ese momento.

El bebedor de vino de palma es una obra literaria que nos va revelando la poesía del pensamiento primitivo y su lógica interna, convirtiéndola en un símbolo universal que transita la frontera de la rica tradición oral yoruba con ideas y alusiones adaptadas al folclore moderno, lo que la convierte en algo único e impresionante.

Encuentros con seres sobrenaturales, magos, dioses, demiurgos nocturnos, aldeas encantadas pobladas por fantasmas, montes habitados por seres míticos, bosques donde los árboles caminan solos, es a lo que se enfrenta el protagonista que nos cuenta su inusual historia y que tiene lugar en el corazón de África.

El narrador es un desenfrenado bebedor de un característico vino extraído de la palma, que se destaca por ser una bebida fuerte, recia y muy común en países del Caribe, Asia y por supuesto África; desde la primera frase el narrador nos dice: “He sido un bebedor de vino de palma desde que tenía diez años”.

Amos nos deja abierta la posibilidad para discernir sobre el narrador-héroe y la historia que nos presenta: un hombre abatido por el alcohol que en estado inconsciente vive una aventura mezclada con los mitos y leyendas del pueblo yoruba, que sobriamente sería imposible recrear.

En el estado en el que está, ese hombre  tiene un periplo cuasi diabólico, efecto de la bebida embriagante que ha ingerido sobre manera, ligando el atractivo viaje con su interior y las fuerzas dominantes que rigen la cosmogonía del África, recreando una vía de desarrollo espiritual para la adquisición de sabiduría.

Diversos niveles de humanidad, espiritualidad y consciencia deberá de sortear el bebedor de vino de palma para alcanzar su objetivo: recobrar al sirviente que logra saciar la sed del bebedor, y con esto continuar bebiendo descomunalmente vino de palma.

El bebedor de vino de palma, una novela que desde el inicio logra captar la atención del lector gracias a la capacidad imaginativa que posee Tutuola para entrelazar la mitología yoruba y las leyendas africanas con la literatura moderna, alcanzando niveles poéticos haciendo un intento por liberar el alma humana.

Amos Tutuola, un escritor mágico, que en vida cultivó la imaginación y las tradiciones ancestrales para recrear un universo propio, lúcido y alegre, en el que otros autores se internaron para continuar la tradición iniciada por este novelista.

En definitiva, un extraño escritor nigeriano que tuvo la visión y la fuerza suficientes para escribir de forma fantástica en un mundo donde la tradición oral es más fuerte que la escritura.

Jorge Iván Garduño
Fotógrafo, escritor y periodista mexicano.
jorgeivangg@hotmail.com
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://apiavirtual.net/2010/12/20/mitos-y-magia-ancestral-el-legado-literario-de-amos-tutuola/
 
Revista “Bicaa’lu”, edición Enero 2012.
Anuncios

Rayuela, el inicio del ‘boom latinoamericano’

Estándar

La novela Rayuela del escritor argentino Julio Cortázar (1914-1984), posee una singularidad muy especial dentro de las letras de habla española, dicha singularidad no reside en la trama sino en una lectura no lineal, que permitió abrir nuevos caminos narrativos en el que participa activamente el lector; se puede leer en su continuidad normal, en un orden sugerido por el autor o en cualquier orden que uno se proponga, llegando en cada modo de lectura a una nueva dimensión.

Rayuela, como lo dice Cortázar antes de comenzar, <<es muchos libros, pero sobre todo es dos libros. El lector queda invitado a elegir una de las dos posibilidades>>. Esa primera opción que nos proporciona es la de leer el libro de la forma corriente, culminando en el capítulo 56; la otra posibilidad es el mejor sello de esta novela: la posibilidad de una lectura que, como se advierte en un tablero de dirección, altera el orden inicial.

Es muchos libros en un solo libro, muchas historias e interpretaciones en un único universo, es la vida misma por donde guste ser tomada; un mosaico donde los personajes aparecen retratados en distintos momentos de sus vidas, por lo que esta obra puede ser leída a partir de donde guste el lector, y concluida de la misma manera. Ahí está, la riqueza de múltiples lecturas.

De Rayuela se ha dicho que <<narra la pulsión metafísica del hombre cuando se ve privado de la presencia de la mujer>>. Así, encontramos a Horacio Oliveira en su arrogo por la Maga, en un París melancólico que alberga la primera parte de la novela titulada Del lado de allá. Ahí toma lugar la aventura sentimental entre esos dos protagonistas y sus compañeros del Club de la Serpiente, especie de secta internacional de outsiders en el centro del mundo.

La segunda parte, Del lado de acá, se ubica en un Buenos Aires teñido por el recuerdo, donde Oliveira se reinstala tras haber sido expulsado de la capital francesa por las autoridades. Allí recupera su amistad con Traveler y su esposa Talita, intentando también recobrar una vida ordenada lejos de la Maga, mas no así de su recuerdo. Y al no encontrar lo que buscaba, termina al filo de una ventana de la que tal vez no saltará.

En ese punto comienza la tercera parte de la novela, De otros lados, donde surge una tercera historia: la de Morelli, alter ego de Cortázar; quien con su extraordinario genio nos vuelve parte de un inmenso todo, de una realidad que Rayuela habría de traducir e incluso modificar como sólo puede hacerlo la más alta creación literaria y artística que nos legó su autor.

Estas genialidades hicieron de Rayuela el primer hito del boom de la novela hispanoamericana en la década de 1960, <<por primera vez, un escritor llevaba hasta las últimas consecuencias la voluntad de transgredir el orden tradicional de una historia y el lenguaje para contarla>>.[i] Lo que desencadenó en el fenómeno literario conocido como boom latinoamericano.

Éste surgió como la suma de varios elementos entre los que fue preponderante el proceso de maduración literaria que venía gestándose desde tiempo atrás en autores, editores y lectores y cuya duración, según se estima, va de la publicación de Rayuela (1963), a la de Cien años de soledad (1967), de Gabriel García Márquez, en compañía de La ciudad y los perros (Mario Vargas Llosa) y La muerte de Artemio Cruz (Carlos Fuentes).

Los autores del boom no mostraron unidad estilística ni temática, sin embargo, los identificaba y animaba el afán de renovar la prosa, así como la búsqueda de la identidad regional. Ellos cuatro conforman ese boom, pero a la sombra de este fenómeno literario se formaron escritores no menos importantes y de gran notoriedad en la literatura hispana: Fernando del Paso, Augusto Monterroso, Manuel Puig, Alfredo Bryce Echenique, Ernesto Sábato, Juan Carlos Onetti, José Emilio Pacheco, Jorge Amado, Sergio Pitol, Reinaldo Arenas y muchos más.

Eso nos muestra que en la segunda mitad del siglo XX, los escritores latinoamericanos entraron en una madurez histórica que antes sólo se daba excepcionalmente. En vez de imitar modelos extranjeros, en vez de basarse en estéticas o en “ismos” importados, desarrollaron la exploración por las vías creadoras de la lengua y la escritura, de la poesía y la invención ficcional.

Sin aislarse y abiertos a la cultura del mundo, empezaron a mirar su entorno casi siempre sustituido hasta entonces por nostalgias de lo extranjero o conceptos estereotipados, comprendiendo con pavor y maravilla, que mucho de lo nuestro no era todavía nuestro porque no había sido realmente asumido, recreado o explicado por las vías de la palabra escrita; podría decirse que el conjunto de los mejores libros en esta segunda mitad del siglo pasado comenzó como un gran inventario de la realidad latinoamericana, y el boom abrió esa caja de Pandora.

Julio Cortázar residió la mayor parte de su vida en Francia, donde trabajó como traductor de organismos internacionales. En sus cuentos, novelas y relatos introdujo lo extraño, lo original y lo fantástico de lo realista de la cotidianeidad; elaborados con diversidad de materiales, y en ocasiones rozó otros terrenos narrativos, solamente transitados por Cortázar.

Brillante, minucioso, exacto, de una escritura divertida y muy amena, se adelantó a todos sus compañeros de habla española en el riesgo y la innovación estética; un visionario que buscó siempre en la paradoja el verdadero acorde de la vida.

Es tal vez el primer escritor en castellano que creó una compleja metafísica novelesca.

Rayuela, la antinovela de toda una generación, sobre la cual se ha ido escribiendo cada vez más nuestra literatura actual, que es casi siempre una realidad convulsa y atormentada.


[i] De la novela Rayuela, se desprende un excepcional libro: “62. Modelo para armar”, precisamente, del capítulo 62  de Rayuela. Una genialidad más, de un escritor dual que se enfrento a dos culturas: Europea y Latinoamericana.

Jorge Iván Garduño
Fotógrafo, escritor y periodista mexicano.
jorgeivangg@hotmail.com
 
 Este texto fue publicado en:
 
http://efektonoticias.com/cultura/rayuela-la-obra-de-julio-cortazar-que-significo-la-antinovela-de-toda-una-generacion
 
Revista “Desde el Sótano” de librerías El Sótano, julio-agosto 2008.