Archivo de la etiqueta: Violación

¿Qué sucedió Cabify? [Opinión]

Estándar

TEXTO PUBLICADO EL 15 DE SEPTIEMBRE DE 2017

Una joven poblana de 19 años de edad, llamada Mara Castilla, salió de una fiesta a la que acudió la noche del jueves pasado en Cholula, alrededor de las cinco de la mañana decidió retirarse, y para ello solicitó un vehículo de la empresa Cabify para volver a casa. El taxi privado completó el trayecto de 20 minutos entre el bar The Bronx y su destino, pero al llegar a su casa, la estudiante de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP) nunca bajó de la unidad, que permaneció media hora en el fraccionamiento donde vive. Desde entonces, nadie la ha visto con vida.

De acuerdo con el registro de la empresa, el viaje concluyó a las 5.47, y en el video de seguridad del fraccionamiento, se observa el momento en el que el Chevrolet Sonic, entró y salió del sitio, pero no se observa a Mara Fernanda descender del auto.

El chofer Ricardo “N” ya ha sido detenido por las autoridades del estado, y presentó su declaración ante el Ministerio Público en la que indica que la señorita le pidió bajar unos metros antes. El conductor de Cabify, al ser la última persona en ver a Mara Fernanda está detenido, en tanto se aclara su situación por el probable delito de privación ilegal de la libertad, y como no se ha recibido ninguna petición de rescate por Mara, las autoridades no pueden reconocer esta desaparición como un secuestro.

Las pruebas que se tienen contra Ricardo “N” no se han hecho públicas, pero una declaración del gobernador poblano Toni Gali indica que pudo haber sido llevada a Tenancingo, Tlaxcala, “cuna de la trata y la prostitución en México”.

Urge dar con el paradero de Mara, pero las autoridades parecen tener otras prioridades.

Anuncios

Puros “Porkys” [Opinión]

Estándar

TEXTO PUBLICADO EL 31 DE MARZO DE 2017.

En enero de 2015, cuatro jóvenes apodados Los Porkys de la Costa de Oro salieron de fiesta en el Puerto de Veracruz. Todos hijos de familias adineradas de la zona, se subieron a un Mercedes recién estrenado y obligaron a una menor de edad llamada Daphne Fernández a acompañarles.

Según testimonios de la joven, en la parte trasera del coche dos abusaron de ella introduciéndole sus dedos en la vagina, y ya en la casa de uno de ellos, fue violada.

Ha dos años del suceso, sólo dos de los jóvenes han sido detenidos, y uno de ellos, Diego Cruz, un juez federal de Veracruz determinó que, si bien es cierto que Daphne Fernández declaró que el imputado, junto a sus amigos, le “tocó los senos, le metían sus manos debajo de la falda y [uno de ellos, ante la presencia de Cruz] le introdujo sus dedos por debajo del calzón y se los introdujo en la vagina”, no observa una intención “lasciva” ni que Cruz tuviera la intención de “copular”. Por ello concluye -el juez- que no considera lo sucedido como un acto sexual, sino un “roce o frotamiento incidental”.

El juez, de nombre Anuar González Hemadi, ha considerado que la menor no estaba indefensa porque pudo cambiarse del asiento trasero del coche al del copiloto. Y aunque reconoce que hubo tocamiento, “no se aprecia esa intención de satisfacer placeres sexuales” o “de un apetito carnal inmoderado”, porque, entre otros motivos, el supuesto agresor no “expresó palabra alguna” sobre ello.

Esta interpretación judicial ha provocado una oleada de críticas, entre ellas la del propio padre de la víctima, que poco después de conocer el fallo señaló: “Con este amparo [y argumentos] cualquiera podría tocar a una niña sin consecuencias”.

¿Qué clase de justicia tenemos en México?