Archivo de la categoría: Dinamarca

“La Santa Alianza”, de A. J. Kazinski

Estándar

Dinamarca forma parte de lo que se conoce como Escandinavia y sólo tiene frontera terrestre con Alemania, aunque desde 1999 está unida por carretera y ferrocarril con Suecia, a través del puente de Oresund.

456fd

Cuenta con 407 islas, de las cuales 79 están habitadas, según datos revelados en 2009, además, el territorio danés está compuesto por la península de Jutlandia (Jylland) y sus costas tienen una extensión de 7 mil 314 km y está totalmente rodeada por el mar del Norte y el mar Báltico, a excepción de Jutlandia, que la une al continente europeo. Su posición, ha dado a Dinamarca, históricamente, el control sobre el acceso al mar Báltico.

Dinamarca es una monarquía constitucional desde 1849, fecha en la que quedó abolida la monarquía absoluta que había regido el país desde 1660, y se convirtió en monarquía parlamentaria en 1901. En términos de permanencia, la monarquía danesa puede considerarse la más antigua del mundo, al haber existido durante al menos un milenio. Dinamarca forma parte de la Unión Europea (pero no utiliza el euro). Cuando el país se adhirió a la CEE en 1973 lo hizo sin las Islas Feroe, mientras que Groenlandia optó por separarse de la CEE en 1985. También se convirtió en un miembro fundador de la OTAN en 1949, terminando con la tradicional política de neutralidad que había sostenido hasta ese momento.

La Alemania nazi ocupó su territorio durante la II Guerra Mundial.

Por su naturaleza pobre en recursos geológicos, Dinamarca sostuvo su economía en la actividad agrícola, gracias a sus granjas, la explotación pesquera y la industria naval. En el último siglo, los daneses han dado un impulso a la industrialización de su país y han favorecido el establecimiento de un estado de bienestar garantizando el acceso a servicios públicos desde que en 1933 se firmara el acuerdo de Kanslergade.

Sin embargo, en el aspecto intelectual, Dinamarca es una nación rica en literatura, y de sus tierras han surgido en la actualidad artistas, académicos, luchadores sociales e intelectuales que están aportando ideas novedosas a la cultura nacional e internacional en todos los ámbitos, tal es el caso de A. J. Kazinski, nombre que representa a dos exitosos daneses.

Detrás del pseudónimo A. J. Kazinski, se esconden el autor y director de cine Anders Rønnow Klarlund y el escritor Jacob Weinreich, ambos de origen danés.

Klarlund escribió y dirigió las películas Besat, Den attende, Strings y Hvordan slipper vi af med de Anders. Por su parte, Jacob Weinreich se graduó en la Danish School of Film como guionista y debutó con su primera novela en 2001. Ha escrito varios libros infantiles y juveniles, entre los que destacan Krubet y las series Monsterjægerne y Kaptajn Blodskæg. El último hombre bueno es su primera novela conjunta.

Ambos han escrito y publicado La Santa Alianza bajo el seudónimo de A. J. Kazinski, novela que es un thriller trepidante y muy bien documentado que escenifica la lucha entre la democracia y la monarquía, y conduce al lector tras la fachada glamorosa de las casas reales europeas para revelar lo que realmente son: una familia grande y poderosa cuyos miembros están estrechamente emparentados y que luchan juntos por conservar y ampliar sus privilegios.

A. J. Kazinski crea una literatura de ruptura total, de una denuncia permanente en la que la inclusión cultural y la diversificación ideológica es distintiva frente a la situación límite donde quedan invalidadas todas las políticas asimilacionistas contemporáneas.

La vida de la periodista Eva Katz da un vuelco cuando la despiden de uno de los grandes periódicos daneses. Tiene treinta y cinco años, vive sola en una casa que acaba de comprar y que necesita grandes reformas, y además arrastra una pena devastadora que no comparte con nadie.

Cuando consigue un trabajo en una guardería infantil, se siente más esperanzada. Sin embargo, el encuentro con un niño de cinco años pondrá su existencia patas arriba, pues tiene motivos para sospechar que ha sido testigo del asesinato de un familiar. El niño se niega a decir nada, y cuando las autoridades determinan que se ha tratado de un suicidio Eva se verá obligada a seguir las pistas de las que dispone: un dibujo infantil y el hecho de que la madre del niño resulta ser la dama de compañía de la princesa consorte danesa.

Poco a poco, Eva se irá dando cuenta de que se enfrenta a un crimen que conduce directamente a la casa real danesa y cuya trama se remonta a una alianza de doscientos años de antigüedad que sigue trabajando activamente por la restauración de las monarquías en toda Europa.

La literatura de A. J. Kazinski nos permite apreciar el universo escandinavo y de la monarquía de las cuales se alimenta para ejercitar su prosa: paisajes fantásticos propios de cuentos de hadas, climas fríos que han hecho que el tiempo se detenga en las decenas de ríos, montañas y casas reales.

A. J. Kazinski apuesta por una literatura rica en ideas, cultura popular, estilo firme, talento y mucha modernidad, con lo cual crea una prosa que cultiva a una sociedad orgullosa de tener uno de los niveles más altos de vida y nula corrupción.

En definitiva, la mejor puerta de entrada al mundo de las letras escandinavas y danesas es A. J. Kazinski y La Santa Alianza, una verdadera joya de la literatura mundial que cautiva desde el momento en que se le lee atrapando al lector con su magistral caligrafía.

Jorge Iván Garduño

@plumavertical

Este texto ha sido publicado en:

http://efektonoticias.com/noticias/internacional/la-santa-alianza-de-j-kazinski

Anuncios