Archivo de la categoría: Portugal

“La mentira sagrada” de Benedicto XVI

Estándar

Luis Miguel Rocha es un escritor portugués nacido en la ciudad de Porto en el año de 1976, y que llega a las librerías mexicanas con su más reciente novela traducida al español, La mentira sagrada (Editorial Suma de Letras), con la que, a pesar de iniciar con un ritmo pausado, comienza introduciéndonos con el misterio que se desarrollará a lo largo de sus 400 páginas.

9786071129017

La mentira sagrada revela un secreto y una alianza de la que forma parte el mismísimo Papa Benedicto XVI, Joseph Ratzinger, ya que durante la noche en la que es elegido como sucesor de San Pedro, el católico alemán, al igual que todos sus predecesores, hace la lectura de un documento antiguo que esconde el secreto mejor guardado de la historia.

Todo gira en torno a un misterio por el cual algunos están dispuestos a matar, y por el cual muchos otros están empreñados a defender.

Y es que en Londres, un misterioso millonario israelí tiene entre sus posesiones un Evangelio que contiene información sobre dicho secreto. Y si cae en las manos equivocadas puede revelar al mundo una verdad impactante.

Entre tanto tres de los Cinco Caballeros, una orden encargada de velar por unos valiosos manuscritos encontrados en el mar Muerto en los que se refuta la crucifixión de Jesús, han fallecido y otro de ellos, encargado de guardarlos, desapareció.

Desde el Vaticano saltan todas las alarmas y envían a Sarah, una editora internacional de The Times especialista en temas vaticanos y persona de confianza, a recuperar los documentos.

Al mismo tiempo, la Iglesia envía también al padre Rafael y a Jacobo para investigar quién puede estar detrás de los asesinatos, y todas las pistas parecen conducir a un mismo lugar: la orden jesuita (misma a la que pertenece el purpurado Jorge Mario Bergoglio).

Los brutales crímenes prosiguen hasta que finalmente sólo queda uno de los Cinco Caballeros: Joseph Ratzinger.

El gran acierto de Luis Miguel Rocha es su pericia para mezclar la ficción de la realidad al utilizar personajes reales ficcionados en una historia que bien podría ser verdad.

La historia está contada en tercera persona saltando de un personaje a otro, sin mantener a uno como figura principal, lo que obligó al autor a concentrarse en el papel que cada uno jugaría dentro de la historia, creando una atmósfera fascinante que mantendrá al lector pegado al relato de principio a fin.

A pesar de que La mentira sagrada forma parte de una saga denominada por el autor como Vaticano, no es imprescindible haber leído las dos anteriores para adentrarse a esta obra.

Jorge Iván Garduño
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://efektonoticias.com/cultura/la-mentira-sagrada-de-benedicto-xvi-literatura
 
Anuncios

José Saramago, un intelectual ateo

Estándar

Condenado, vituperado, exaltado, amado, premiado, odiado, José Saramago (1922-2010) causó demasiadas reacciones por más de medio siglo con su trabajo literario alrededor del mundo, creador de obras tan decisivas para él y comprometedoras para otros.

Desde sus primeros artículos publicados en Portugal, Saramago mostró su intensidad con la pluma para reflexionar sobre el ser humano, el espacio y el tiempo desde un punto de vista ético y comprometido con su partidismo comunista.

Debido a los escasos recursos que su familia tuvo para brindarle estudios universitarios, debió estudiar una carrera técnica de mecánico, fue así como obtuvo su primer empleo formal, con lo que consiguió los ingresos necesarios para comer y aprovechar sus tiempos muertos para perfeccionar el ejercicio periodístico y aprender otras lenguas además del portugués.

En la década de 1970, José Saramago sufrió persecución política por parte del gobierno dictatorial de Antonio de Oliveira Salazar, ya que el novel periodista persistía en publicar las acciones represivas del Estado Nuovo que proclamaba en esos años el partido único en el poder: la Unión Nacional.

Luego de formar parte de la Revolución de los Claveles, la cual instauró la democracia en Portugal, en su faceta como periodista José Saramago trabajó en el Diario de Noticias de Lisboa, un periódico de izquierda moderada, donde colaboró como redactor y posteriormente fue director adjunto.

En menos de seis años logró equilibrar sus ideas políticas con las intelectuales, y en ese tiempo se dio a conocer con su novela Alzado del suelo (1980), un libro que le valió revelarse al mundo literario como un gran novelista maduro y renovador, características difíciles de encontrar en escritores de su generación, y que lo han llevado a los más altos círculos intelectuales.

A pesar de no contar con estudios de alto rango, Saramago nunca ha mostrado falta de conocimientos en sus poemas, obras de teatro, artículos periodísticos históricos o novelas, muy por el contrario, siempre ha demostrado estar dotado de una capacidad propia para imprimir a sus escritos un sello característico.

Su sello o estilo propio comienza desde el lenguaje que utiliza en sus libros, este tipo de lenguaje, en varias ocasiones prosaico, es de llamar la atención, ya que suele transmitir una inflexión impersonal, sin dejar de ser una obra con elevados índices de intelectualidad; algo que Saramago maneja magistralmente.

Las estructuras utilizadas por él en sus novelas y ensayos son sólidas, con un estilo humorístico, sarcástico y muy bien documentadas históricamente, sin pasar por alto el escepticismo tan característico en este escritor ateo por nacimiento y solidario con la gente del pueblo por vocación.

Y es precisamente su ateísmo conjugado con su solidaridad lo que lo motivó a escribir novelas como El evangelio según Jesucristo, donde por un lado echa por el suelo el dogmatismo evangélico y por otro intenta exaltar el amor humano, que dicho por él mismo, debería estar por encima de toda condición personal.

Esta novela lo llevó a enfrentarse de lleno con la Iglesia Católica y con una parte de la sociedad portuguesa más conservadora, al grado que debió abandonar la ciudad de Lisboa y establecer su lugar de residencia en la isla española de Lanzarote, en las islas Canarias, donde murió el 18 de Junio de 2010.

El evangelio según Jesucristo nos recuerda a la obra cumbre del griego Niko Kazantzakis, tal vez por la utilización de los pasajes bíblicos de tiempos de Cristo, pero independientemente de la trama novelesca, lo que José Saramago intentaba en un inicio con su novela, fue cuestionar las creencias religiosas para así procurar liberar a la gente más desprotegida de las manos de la hipocresía católica, que no sólo lucra con la ignorancia que la gente tiene sobre un libro (La Biblia), sino que además los despoja de dinero y objetos de valor, acentuando así su pobreza.

No ha sido la manera más ortodoxa de enfrentar una fe, mucho menos la de defender un ateísmo rampante, pero a su manera José Saramago fue fiel a su escepticismo racional, y así lo dejó en claro con su último libro publicado en vida: Caín. Aunque a final de cuentas, tanto atacar o hablar de algo que uno piensa y dice que no existe, es equivalente a gritarle al mundo que de verdad crees que con mencionarlo tantas y tantas veces es posible demostrar que existe o hay algo superior que no comprendes.

José Saramago, un hombre que utilizó la escritura para desdoblarse tantas y tantas veces, para mirarse a sí mismo en una habitación llena de espejos, para susurrarse al oído estoicas frases nacidas de su imaginación o recitarse poemas dirigidos a Pessoa, pero inspirados por Ricardo Reis bajo la pluma de Saramago.

En definitiva, un escritor que albergó la necedad en su imaginación, y en su pluma la capacidad intelectual.

Jorge Iván Garduño
Fotógrafo, escritor y periodista mexicano.
jorgeivangg@hotmail.com
@plumavertical
 
Este texto ha sido publicado en:
 
http://efektonoticias.com/cultura/jose-saramago-un-intelectual-ateo
 
http://apiavirtual.net/2010/07/30/jose-saramago-un-intelectual-ateo-2/